This is some text inside of a div block.
Reconectar
Seed Mark
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Seed Mark
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
21/6/2021

Cómo proteger mi música internacionalmente

Conoce cómo proteger tu música internacionalmente

Cómo proteger mi música internacionalmente
Curso recomendado
Estamos trabajando en más cursos.
Compartir

Muchas veces nos preguntan si existe un registro internacional para proteger obras creativas (ej. composiciones musicales o grabaciones de sonido). La contestación es que NO. Lo que sí existe en un tratado internacional llamado el Convenio de Berna.

¿Qué es el Convenio de Berna?

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Wipo, por sus siglas en inglés), el Convenio de Berna es un acuerdo entre 179 países mediante el cual se procura la protección de las obras y los derechos de los autores a nivel internacional. Específicamente, este tratado internacional se basa en tres principios fundamentales:

Principio de Trato Nacional

Primero, las obras originarias de uno de los países firmantes deberán ser objeto, en todos y cada uno de los demás países firmantes, de la misma protección que conceden a las obras de sus propios nacionales.

Principio de Protección Automática

Segundo, la protección no deberá estar subordinada al cumplimiento de formalidad alguna.

Principio de Independencia

Tercero, la protección es independiente de la existencia de protección en el país de origen de la obra. Ahora bien, si en un país firmante se prevé un plazo más largo de protección que el mínimo prescrito por el Convenio, y cesa la protección de la obra en el país de origen, la protección podrá negarse en cuanto haya cesado en el país de origen.

Garantías Mínimas

El Convenio de Berna garantiza una serie de protecciones mínimas, incluyendo las siguientes:

  1. el derecho a traducir,
  2. el derecho de realizar adaptaciones y arreglos de la obra,
  3. el derecho de representar y ejecutar en público las obras dramáticas, dramático–musicales y musicales,
  4. el derecho de recitar en público las obras literarias,
  5. el derecho de transmitir al público la representación o ejecución de dichas obras,
  6. el derecho de radiodifundir (los países firmantes cuentan con la posibilidad de prever un simple derecho a una remuneración equitativa, en lugar de un derecho de autorización),
  7. el derecho de realizar una reproducción por cualquier procedimiento y bajo cualquier forma (los países firmantes podrán permitir, en determinados casos especiales, la reproducción sin autorización, con tal que esa reproducción no atente contra la explotación normal de la obra ni cause un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor y, en el caso de grabaciones sonoras de obras musicales, los países firmantes podrán prever el derecho a una remuneración equitativa),
  8. el derecho de utilizar la obra como base para una obra audiovisual y el derecho de reproducir, distribuir, interpretar o ejecutar en público o comunicar al público esa obra audiovisual.

Derechos Morales

Asimismo, el Convenio prevé "derechos morales", es decir, el derecho de reivindicar la paternidad de la obra y de oponerse a cualquier deformación, mutilación u otra modificación de la misma o a cualquier atentado a la misma que cause perjuicio al honor o la reputación del autor.

Duración de Protección

En lo que respecta a la duración de la protección, el principio general es que deberá concederse la protección por el plazo de los 50 años posteriores a la muerte del autor. Sin embargo, existen excepciones a ese principio general.

En el caso de obras anónimas o seudónimas, el plazo de protección expirará 50 años después de que la obra haya sido lícitamente hecha accesible al público, excepto cuando el seudónimo no deja dudas sobre la identidad del autor o si el autor revela su identidad durante ese período; en este último caso, se aplicará el principio general.

En el caso de las obras audiovisuales (cinematográficas), el plazo mínimo de protección es de 50 años después de que la obra haya sido hecha accesible al público ("exhibida") o, si tal hecho no ocurre, desde la realización de la obra. En el caso de las obras de artes aplicadas y las obras fotográficas, el plazo mínimo es de 25 años contados desde la realización de la obra.

¿Qué significa todo esto?

Si tu país es parte del Convenio de Berna, tu obra gozará automáticamente de la misma protección que gozan las obras nativas en los demás países firmantes.

Eso significa, por ejemplo, que si vives en un país signatario del Convenio y alguien en Estados Unidos viola o infringe tu copyright, podrás demandar por violación de copyright en los tribunales de Estados Unidos, sin necesidad de registrar tu obra en el U.S. Copyright Office (como se le exige a los ciudadanos norteamericanos).

Ahora bien, si tu obra no está registrada en el U.S. Copyright Office, no podrás reclamar todos los beneficios o remedios que brinda la ley de copyright para las obras registradas, como honorarios de abogados y daños estatutarios.

Si eres ciudadano norteamericano, TIENES que registrar tus obras en el U.S. Copyright Office para poder demandar, ya que los ciudadanos internacionales son una excepción a esta regla general.

¿Qué son SongSecure y Safe Creative?

Por último, una de las preguntas que más nos han hecho es si servicios como SongSecure y Safe Creative son lo mismo que el registro de copyright ante la librería del Congreso de los Estados Unidos (U.S. Copyright Office). La contestación corta es que no.

Estos servicios privados se limitan a “probar” que la obra (ej. composición o máster) se creó en o cerca de una fecha particular y que la persona que hace el registro está reclamando que es la dueña de la obra. Sin embargo, esto no es suficiente para propósitos legales.

Y entonces, ¿cuáles son los beneficios? Estos servicios te ayudan a monitorear el uso de tus obras en el internet para que puedas identificar si alguien la está utilizando sin autorización.

Antes de irnos, aclaro que algunos de estos servicios sí tienen planes o servicios adicionales donde te ayudan a registrar tu obra ante la librería del Congreso, pero tienes que asegurarte que lo diga explícitamente.

¿Cuál es la mejor práctica?

En Estados Unidos el derecho de copyright nace automáticamente y el registro no otorga derecho, aunque sí unos beneficios. Por lo tanto, en general, la mejor práctica es registrar tus obras creativas en la oficina de derechos de autor de tu país y en el U.S. Copyright Office.

Si quieres aprender más sobre cómo funciona el copyright en los Estados Unidos, presiona aquí.

Nota: Actualizado domingo, 3 de octubre de 2021.

Sé el primero
en enterarte

Suscríbete a nuestro Newsletter para obtener noticias, recursos y contenido gratuito directamente en tu inbox.