This is some text inside of a div block.
Reconectar
Seed Mark
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Seed Mark
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Mis cursos
...
Nombre de Negocio
0/0
Próximo módulo

Seleccionar un nombre para tu negocio es una de las tareas más delicadas que enfrentarás al emprender. Como mínimo, el nombre que selecciones te tiene que gustar, ser distintivo, atractivo, fácil de entender y estar disponible para su uso. Según veremos en este capítulo, es posible que puedas proteger el nombre de tu negocio de una forma pero no de otra. Aunque cada tipo de protección tiene sus aplicaciones, la mejor práctica sería lograr darle la mayor protección posible. En esta sesión aprenderás 5 maneras individuales que puedes utilizar para proteger el nombre de tu negocio.

Tareas

Recursos

Nombre de tu entidad

La primera pregunta que debes contestar es, ¿el nombre que deseas proteger está disponible en el registro de entidades y corporaciones del estado o territorio donde te vas a organizar o incorporar?

El nombre de tu entidad goza de protección en tu estado una vez logras registrar tu negocio con el Secretario de Estado. Este tipo de protección aplica solamente a las entidades jurídicas como la corporación y la LLC. Esto quiere decir que nadie podrá registrar una entidad jurídica con tu mismo nombre en tu mismo estado. Sin embargo, existe la posibilidad de que sí lo puedan utilizar como un nombre comercial, nombre de dominio o inclusive una marca registrada.

Nombre comercial

La segunda pregunta que debes contestar es, ¿el nombre que deseas proteger está disponible en el registro de nombres comerciales del estado o territorio desde el cual operarás tu negocio?, y ¿es requisito de ley en el estado o territorio desde el cual operarás tu negocio registrar el nombre comercial?

Un nombre comercial (en inglés, trade name) es cuando utilizas otro nombre ya sea el tuyo personal o el nombre de tu entidad jurídica para hacer negocios (en inglés, doing business as o DBA).

El uso de nombres ficticios o seudónimos también cualifican como nombres comerciales. Hay estados que requieren que se registre el nombre comercial y otros no.

El propósito del nombre comercial es identificar y distinguir entre un negocio y otro idéntico o similar. Generalmente, el derecho sobre un nombre comercial te permite excluir a otra persona de utilizar un nombre comercial idéntico o similar al tuyo.

Ahora bien, un nombre comercial no es lo mismo que una marca. El derecho sobre una marca va por encima de los nombres comerciales y es mucho más abarcador. Por lo tanto, no importa la estructura legal que utilices para operar tu negocio, puedes utilizar un nombre comercial siempre y cuando no infrinjas un derecho marcario, no sea similar al de un competidor, y no sea fraudulento o engañoso.

Nombre de dominio

La tercera pregunta que debes contestar es, ¿el nombre que deseas proteger está disponible como nombre de dominio?

El nombre de dominio es la dirección de tu página web o URL (en inglés, Uniform Resource Locators). Los nombres de dominios los administra el Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (“ICANN”) y funcionan “first-to-file”.

Es decir, quien llegue primero gana. Una vez pagas por un nombre de dominio, nadie más podrá utilizar esa dirección mientras continúe el uso. Como regla general, los registros de nombres de dominios no conllevan un análisis de sí el nombre viola algún derecho de terceros, como por ejemplo, el derecho sobre una marca.

Por vía de excepción, el Congreso creó una ley conocida como el Anti-Cybersquatting Consumer Protection Act (“ACPA”) para prevenir que las personas incurran en comprar de mala fe nombres de dominio de marcas sin intención de utilizarlas y con intención de aprovecharse de la plusvalía asociada con esas marcas (en inglés, cybersquatting). Si una persona prevalece en una reclamación bajo el ACPA, el tribunal podrá ordenar la cancelación o transferencia del nombre de dominio al dueño de la marca.

Para este paso puedes acceder a plataformas como GoDaddy, NameCheap, o Domain.com. Debes evaluar la viabilidad de, si no está disponible tal cual, utilizar .co”, “.net” u otro que no sea “.com”.

Handle de redes sociales

La cuarta pregunta que debes contestar es, ¿el nombre que deseas proteger está disponible como handle en las redes sociales?

Parecido al nombre de dominio, tu handle es la dirección de tu cuenta de red social particular. El primero que llegue gana. Por lo tanto, nadie más podrá utilizar ese mismo handle a menos que lo dejes de utilizar. Las reglas de juego referente a los handles las establecen las propias plataformas de redes sociales en sus términos y políticas.

Para saber si el nombre está disponible y en cuáles plataformas, puedes utilizar plataformas como NameChk o acceder directamente a las plataformas de redes sociales. Es posible que el nombre no esté disponible tal cual, en cuyo caso puedes considerar añadir elementos como números o caracteres especiales.

Marca registrada

La cuarta y última pregunta que te debes hacer es, ¿el nombre que deseas proteger está disponible para protección como marca registrada?

Una marca registrada (en inglés, trademark), puede ser cualquier palabra, nombre, símbolo, imagen o estilo comercial (trade dress), medio, logo, diseño, color, sonido, olor, forma, objeto o una combinación de estos. El propósito de una marca es distinguir los productos o servicios de una persona, de los de otra persona en el mercado.

Para que el nombre de tu negocio goce de protección bajo el derecho de marcas tiene que cumplir con dos requisitos principales: (1) ser distintivo y (2) no puede ser igual o parecido al de un posible competidor. Un nombre es distintivo si no es genérico ni describe una característica o elemento de tu producto o servicio.

Primero, si el nombre de tu negocio es el nombre común de una clase o género de un producto o servicios, no tendrá protección porque es genérico. Por ejemplo, el término café para el producto café.

Segundo, si el nombre de tu negocio identifica características o cualidades de un producto o servicio, tampoco gozará de protección. Un nombre es descriptivo cuando meramente imparte información al público consumidor sobre algún ingrediente o característica del artículo o servicio, tales como el color, olor, función, dimensiones y la calidad de este. Por lo tanto, evita el uso de términos genéricos o descriptivos.

La excepción es que logres hacer que el consumidor asocie el nombre que estás utilizando con tu producto o servicio particular. A esto se le conoce como significado secundario. Por ejemplo, de ordinario utilizar el nombre  “american airlines” para describir una aerolínea americana no sería protegible. Sin embargo, gracias a los años de uso, los esfuerzos de mercadeo y publicidad de la empresa, y la asociación que hace el consumidor, hoy día American Airlines es una marca protegible, porque el consumidor no piensa en otra aerolínea cuando escucha ese nombre.

Tercero, si el nombre de tu negocio sugiere mediante un esfuerzo de la imaginación del consumidor alguna característica del producto o servicio que vende tu negocio, entonces sí podrá gozar de protección, ya que tendrás una marca sugestiva. Algunos ejemplos de marcas sugestivas son Microsoft, Coppertone, Netflix y Fruit Loops.

Cuarto, si el nombre de tu negocio no guarda relación con las características del producto o servicio que vendes, también podrá gozar de protección, ya que tendrás una marca arbitraria. Ejemplos de marcas arbitrarias incluyen: Amazon, Apple, Shell, Ivory y Dove, entre otras.

Quinto, otra forma de que el nombre de tu negocio sea protegible es que te lo inventes, que sea imaginable (en inglés, fanciful). Algunos ejemplos de marcas imaginables son Kodak, Google, Xerox, Polaroid, Oreo y Clorox.

Las marcas arbitrarias, imaginables y sugestivas están sujetas a protección inmediata para el uso exclusivo, por ser distintivas.

El derecho sobre una marca se adquiere de una de dos formas: (1) por el uso de la marca en el comercio; o (2) por el registro de la marca a base de la intención genuina de utilizarla en el comercio. Una marca se considerará en uso cuando el bien o servicio se promocione y venda en el mercado.

Lo anterior quiere decir que, una vez seleccionamos una marca distintiva, lo próximo que debemos hacer es investigar el mercado y procurar que nadie esté utilizando una marca igual o parecida a la nuestra. A este análisis se le conoce en inglés como un trademark clearance, e incluye contestar preguntas como las siguientes:

  • ¿El nombre que deseas proteger se parece al de otro competidor en el mercado?
  • ¿Suenan igual o parecido?
  • Por ejemplo, T.Markey vs. Tee Maquee.
  • ¿Se ven igual o se parecen?
  • ¿Significan lo mismo o el significado se parece?
  • Por ejemplo, Lobo vs. Wolf.
  • ¿Tienen elementos de diseño iguales o parecidos?
  • Aunque venden productos o servicios diferentes, ¿los productos o servicios están relacionados?
  • Por ejemplo, tienda online vs. tienda física de ropa.

Algunos lugares que nos ayudarán a identificar si una marca ya está en uso o registrada son los siguientes:

  • El U.S. Patent and Trademark Office.
  • La Oficina de Marcas y Nombres Comerciales de los estados.
  • Google
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Y las demás plataformas de redes sociales.

El derecho sobre una marca pertenece a quien la utilice primero dentro del mercado y el país en donde se ofrece dicha protección jurídica. Como es un derecho territorial, dos o más personas pueden utilizar la misma marca, siempre y cuando la utilicen en diferentes países o estados.

El derecho fundamental que tiene una persona sobre su marca es la exclusividad. Esto quiere decir que si una persona — sin permiso — reproduce, falsifica, copia, imita, usa o intenta usar una marca igual o similar a otra que ya está en uso, responderá en una acción civil.

De hecho, el derecho marcario capacita a quien usa la marca primero para que pueda evitar que otro usuario utilice una marca igual o parecida, no solo en las mismas áreas de negocios, sino también en áreas donde es probable que el primero realice negocios en el futuro.

El derecho sobre una marca dura mientras continúe el uso de la marca. Por ende, si dejas de utilizar la marca te expones a perder el derecho.

Los remedios disponibles para una marca no registrada —incluyendo aquellas solicitudes de registro pendientes de evaluación— son interdictos, órdenes de incautación, y daños o compensación monetaria.

Si el tribunal determina que la violación de un derecho marcario fue intencional, podrá fijar la cuantía de los daños en una cantidad que no exceda tres veces la ganancia del demandado y/o la pérdida del demandante.

En el caso de las marcas registradas, el titular registral tendrá la opción de solicitar daños estatutarios y tendrá derecho a costas, honorarios, y gastos del pleito si el caso se resuelve a su favor. Los daños estatutarios son cantidades de dinero específicas que establece la ley. De igual manera, el titular registral tendrá acceso a solicitar del tribunal una orden de interdicto provisional —sin necesidad de vista previa ni fianza.

Las marcas se pueden registrar principalmente en dos lugares: a nivel federal, ante el U.S. Patent and Trademark Office (USPTO); y a nivel local, ante la Oficina de Marcas y Nombres Comerciales de tu estado.

De una parte, puedes registrar tu marca ante el USPTO si estás haciendo negocios en más de un estado o país. Por ejemplo, es posible registrar tu marca a nivel federal si tienes una tienda online, exportas servicios, o creas contenido en el internet. Eso quiere decir que la mayoría de los negocios que tienen presencia online cualifican para el registro a nivel federal. Este registro te protege en los 50 estados y los territorios, incluyendo a Puerto Rico.

De otra parte, si tu negocio se limita a un estado particular, puedes someter tu solicitud de registro a nivel local. Una vez se presenta la solicitud del registro de marca, el proceso puede tomar a nivel federal entre 12-18 meses.

Como mencioné, el registro federal te protege en los 50 estados y los territorios, incluyendo Puerto Rico. Por tanto, aunque la mejor práctica es registrarte en ambas agencias, si fueras a escoger un solo procedimiento, lo más probable es que la mejor opción para ti sea hacer el registro a nivel federal si operas en el comercio interestatal.

En los materiales de esta sesión encontrarás dos documentos descargables:

  1. La guía de 5 pasos para proteger el nombre de tu negocio, y
  2. La guía esencial de marcas registradas.

Como saber si un nombre está disponible

Aprende a buscar si el nombre que estás considerando para tu negocio está disponible para tu URL, redes sociales, y registro de marcas.

¿Cómo registrar una Marca en Puerto Rico?

Aprende a someter una solicitud de registro de marcas en la Oficina de Marcas y Nombres Comerciales del Departamento de Estado de Puerto Rico.

¿Cómo registrar un Nombre Comercial o DBA en Puerto Rico?

Aprende a presentar tu solicitud de registro de nombre comercial (DBA) ante la Oficina de Marcas y Nombres Comerciales del Departamento de Estado de Puerto Rico en menos de 10 minutos.

módulo completado
Módulo completado
Marcar como completado
módulo completado
Alexiomar Confetti
Has completado todos los módulos. Ya tienes disponible el certificado del curso.
Te hemos enviado un correo con tu certificado. ¡Felicidades!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Alexiomar Confetti
Has completado todos los módulos. Ya tienes disponible el certificado del curso.
Te hemos enviado un correo con tu certificado. ¡Felicidades!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Guardado